Skip to content or footer

Cuando Francia extorsionó a Haití: el mayor atraco de la historia

El presidente haitiano Jean-Pierre Boyer recibiendo el decreto de Carlos X que reconoce la independencia de Haití el 11 de julio de 1825. Bibliotheque Nationale de France

Gran parte del debate sobre las reparaciones ha girado en torno a si Estados Unidos y el Reino Unido deben compensar finalmente a algunos de sus ciudadanos por los costes económicos y sociales de la esclavitud que aún perduran en la actualidad.

Pero para mí, nunca ha habido un caso más claro para las reparaciones que el de Haití.

Soy especialista en colonialismo y esclavitud , y lo que Francia hizo al pueblo haitiano tras la Revolución de Haití es un ejemplo especialmente notorio de robo colonial. Francia instituyó la esclavitud en la isla en el siglo XVII, pero, a finales del siglo XVIII, la población esclavizada se rebeló y acabó declarando la independencia. Sin embargo, de alguna manera, en el siglo XIX se pensó que había que compensar a los antiguos esclavistas del pueblo haitiano, y no al revés.

Al igual que el legado de la esclavitud en Estados Unidos ha creado una gran disparidad económica entre los estadounidenses blancos y negros , el impuesto sobre su libertad que Francia obligó a pagar a Haití -denominado "indemnización" en aquella época- perjudicó gravemente la capacidad de prosperidad del nuevo país independiente.

El coste de la independencia

Haití declaró oficialmente su independencia de Francia en 1804. En octubre de 1806, el país se dividió en dos, gobernando Alexandre Pétion en el sur y Henry Christophe en el norte.

A pesar de que los dos gobernantes de Haití eran veteranos de la Revolución Haitiana, los franceses nunca habían renunciado a reconquistar su antigua colonia.

En 1814, el rey Luis XVIII, que había ayudado a derrocar a Napoleón a principios de ese año, envió a tres comisionados a Haití para evaluar la voluntad de los gobernantes del país de rendirse. Christophe, que se había erigido en rey en 1811 , se mantuvo obstinado ante el plan expuesto por Francia de recuperar la esclavitud . Amenazando con la guerra, el miembro más destacado del gabinete de Christophe, el barón de Vastey , insistió: "¡Nuestra independencia estará garantizada por las puntas de nuestras bayonetas!"

En cambio, Pétion, el gobernante del sur, estaba dispuesto a negociar, esperando que el país pudiera pagar a Francia por el reconocimiento de su independencia.

En 1803, Napoleón había vendido Luisiana a Estados Unidos por 15 millones de francos . Utilizando esta cifra como brújula, Pétion propuso pagar la misma cantidad. Poco dispuesto a transigir con quienes consideraba "esclavos fugitivos ", Luis XVIII rechazó la oferta.

Pétion murió repentinamente en 1818, pero Jean-Pierre Boyer, su sucesor, mantuvo las negociaciones. Sin embargo, las conversaciones siguieron estancadas debido a la obstinada oposición de Christophe.

Cita

"Cualquier indemnización a los ex-colonos", declaró el gobierno de Christophe, era "inadmisible ".

Una vez que Christophe murió en octubre de 1820, Boyer pudo reunificar las dos partes del país. Sin embargo, incluso sin el obstáculo de Christophe, Boyer fracasó repetidamente en su intento de negociar con éxito el reconocimiento de la independencia por parte de Francia. Decidido a obtener al menos la soberanía sobre la isla -lo que habría convertido a Haití en un protectorado de Francia-, el sucesor de Luis XVIII, Carlos X, reprendió a los dos comisionados que Boyer envió a París en 1824 para intentar negociar una indemnización a cambio del reconocimiento .

El 17 de abril de 1825, el rey francés cambió repentinamente de opinión. Emitió un decreto en el que declaraba que Francia reconocería la independencia de Haití, pero sólo al precio de 150 millones de francos, es decir, 10 veces la cantidad que Estados Unidos había pagado por el territorio de Luisiana. La suma estaba destinada a compensar a los colonos franceses por la pérdida de ingresos derivados de la esclavitud.

El barón de Mackau, a quien Carlos X envió a entregar la ordenanza, llegó a Haití en julio, acompañado de una escuadra de 14 brigadas de guerra que transportaban más de 500 cañones.

El rechazo de la ordenanza significaba, casi con toda seguridad, la guerra. Esto no era diplomacia. Era una extorsión.

Ante la amenaza de violencia, el 11 de julio de 1825, Boyer firmó el documento fatal , que decía: "Los actuales habitantes de la parte francesa de St. Domingue pagarán... en cinco plazos iguales... la suma de 150.000.000 de francos, destinada a indemnizar a los antiguos colonos".

La prosperidad francesa se construyó sobre la pobreza haitiana

Un facsímil del billete de banco de los 30 millones de francos que Haití tomó prestados de un banco francés. Lepelletier de Saint-Remy, 'Étude Et Solution Nouvelle de la Question Haïtienne. 

Los artículos de prensa de la época revelan que el rey francés sabía que el gobierno haitiano apenas era capaz de realizar estos pagos, ya que el total era más de 10 veces el presupuesto anual de Haití. El resto del mundo parecía estar de acuerdo en que la cantidad era absurda. Un periodista británico señaló que el "enorme precio" constituía una "suma que pocos estados de Europa podrían soportar sacrificar".

Obligado a pedir prestados 30 millones de francos a los bancos franceses para realizar los dos primeros pagos, no fue una sorpresa para nadie que Haití incumpliera poco después. Aun así, el nuevo rey francés envió otra expedición en 1838 con 12 buques de guerra para forzar la mano del presidente haitiano. La revisión de 1838, inexactamente etiquetada como "Traité d'Amitié" -o "Tratado de Amistad"- redujo la cantidad pendiente de pago a 60 millones de francos, pero el gobierno haitiano recibió una vez más la orden de contraer préstamos aplastantes para pagar el saldo.

Aunque los colonos afirmaban que la indemnización sólo cubriría una doceava parte del valor de sus propiedades perdidas, incluidas las personas que reclamaban como sus esclavos, la cantidad total de 90 millones de francos era en realidad cinco veces el presupuesto anual de Francia .

El pueblo haitiano sufrió las consecuencias del robo de Francia . Boyer impuso impuestos draconianos para pagar los préstamos. Y mientras Christophe se había ocupado de desarrollar un sistema escolar nacional durante su reinado, bajo Boyer, y todos los presidentes posteriores, tales proyectos tuvieron que quedar en suspenso. Además, los investigadores han descubierto que la deuda de la independencia y la consiguiente sangría del tesoro haitiano fueron directamente responsables no sólo de la escasa financiación de la educación en el Haití del siglo XX, sino también de la falta de atención sanitaria y de la incapacidad del país para desarrollar infraestructuras públicas.

Las evaluaciones contemporáneas, además, revelan que con los intereses de todos los préstamos, que no se pagaron completamente hasta 1947, los haitianos acabaron pagando más del doble del valor de las reclamaciones de los colonos. Reconociendo la gravedad de este escándalo, el economista francés Thomas Piketty reconoció que Francia debería devolver a Haití al menos 28.000 millones de dólares en concepto de restitución.

Una deuda moral y material

Los ex presidentes franceses, desde Jacques Chirac , pasando por Nicolas Sarkozy, hasta François Hollande, tienen un historial de castigar , eludir o restar importancia a las demandas haitianas de recompensa.

En mayo de 2015, cuando el presidente francés François Hollande se convirtió en el segundo jefe de Estado de Francia en visitar Haití, admitió que su país necesitaba "saldar la deuda ". Más tarde, al darse cuenta de que había proporcionado involuntariamente combustible a las reclamaciones legales ya preparadas por el abogado Ira Kurzban en nombre del pueblo haitiano -el ex presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide había exigido una recompensa formal en 2002-, Hollande aclaró que quería decir que la deuda de Francia era meramente "moral ".

Negar que las consecuencias de la esclavitud fueron también materiales es negar la propia historia francesa. Francia abolió tardíamente la esclavitud en 1848 en sus restantes colonias de Martinica, Guadalupe, Reunión y Guayana Francesa, que siguen siendo territorios de Francia en la actualidad. Después, el gobierno francés demostró una vez más su comprensión de la relación de la esclavitud con la economía cuando se encargó de compensar económicamente a los antiguos "propietarios" de las personas esclavizadas.

La brecha de riqueza racial resultante no es una metáfora. En la Francia metropolitana, el 14,1% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. En cambio, en Martinica y Guadalupe, donde más del 80% de la población es afrodescendiente, las tasas de pobreza son del 38% y el 46% , respectivamente. La tasa de pobreza en Haití es aún más grave, con un 59%. Y mientras que la renta per cápita anual de una familia francesa es de 31.112 dólares , sólo es de 450 dólares para una familia haitiana.

Estas discrepancias son la consecuencia concreta del trabajo robado a generaciones de africanos y sus descendientes. Y dado que la indemnización que Haití pagó a Francia es la primera y única vez que un pueblo antiguamente esclavizado se vio obligado a compensar a quienes en su día lo esclavizaron, Haití debería estar en el centro del movimiento mundial por las reparaciones.

Este artículo se ha vuelto a publicar en The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lee el artículo original en inglés.

Nota:

los vínculos del artículos son los originales y llevan a páginas en inglés.

Referencias:

¿Todavía quieres más?

Puedes encontrar más contenido sobre este tema aquí:

Artículos

Fuentes


Este contenido está licenciado bajo
CC BY-SA 4.0Información